17 oct. 2016

MUSTANG de Deniz Gamze Ergüven (2015)




MUSTANG



Direcció: Deniz Gamze Ergüven
Guió Deniz Gamze Ergüven, Alice Winocour
Any: 2015
Coproducció : França-Turquia-Alemanya; CG
Cinéma
Fotografía: Tobias Hochstein
Música: Warren Ellis
Interpretació: Erol Afsin, Ilayda Akdogan,
Doga Zeynep Doguslu, Elit Iscan, Ayberk
Pekcan,Günes Sensoy, Tugba Sunguroglu,
Burak Yigit

Durada: 97 minuts

Versió: Versió Original Subtitulada al Castellà.

Gènere: Família. Adolescència. Vida rural

Sinopsi: En un petit pobla al nord de Turquia, cinc germanes orfes d’entre 12 i 16 anys viuen l’estiu en un jardí paradisíac de riures i jocs innocents sobre les onades del Mar Negre amb els nois de l’escola. Però la condició de dona en el seu país no trigarà a provocar rumors d’immoralitat. Així, els seus familiars, per mitja de l’avia i el tiet, decideixen ferse càrrec del assumpte, precipitant el seu destí com a futures esposes.

Premis:
2015: Premis Oscar: Nominada a Millor pel·lícula de parla no anglesa
2015: Globus de Oro: Nominada a Millor pel·lícula de parla no anglesa
2015: 4 Premis César: Millor òpera prima, guió, muntatge y bso. 9 nom.
2015: Premis del Cinema Europeu: Premi Discovery (millor òpera prima)
2015: Premis Goya: Millor pel·lícula europea
2015:Independent Spirit Awards: Nominada a Millor pel·lícula estrangera

Comentaris Profesionals:
“Un grito de protesta contra la cruel sinrazón
de la religión y, ya que estamos, una película de
terror a vueltas con la sangre del patriarcado. (...)
Puntuación: ★★★★ (sobre 5)”
Luis Martínez: Diario El Mundo
“La importancia de «Mustang» consiste en revelar
lo profundo y enfermizo del drama sin renunciar a
las tonalidades de comedia y a un blancor y estupor
narrativo que llena de calidez la pantalla (...)
Puntuación: ★★★ (sobre 5)”


Oti Rodríguez Marchante: Diario ABC

El Arco Iris Interrumpido
Crítica de José Manuel Ruiz

Ante la discriminación, hay siempre dos opciones: Resignarse a aceptarla o llenarse de coraje para rechazarla. “Mustang” es un precioso ejemplo sobre la dicotomía entre la aceptación y la negación. Entre la lucha o la pleitesía.

Al cine, como a muchas artes, se le pide que a la hora de narrar, encuentre un espacio para contrastar la imaginería con la realidad en la que se encauza. Hacerlo, requiere un extraordinario ejercicio de equilibrio. “Mustang” lo logra, envuelta en un halo de cuento de hadas de los que se hacen imborrable a la retina.

En un certero encuentro entre el drama y la comedia, la película relata lo profundo y despiadado que puede ser lo real, pero con una frescura y una luz viva, radiante, cálida, llena de risas, amor y encanto que entrega al espectador un metraje codiciadamente dulce.




La primera escena, que flota sobre espectaculares imágenes del Mar Negro, abre el verano de unas niñas que, tras terminar las clases, quieren ser niñas, adolescentes, mujeres en su momento al fin y al cabo. Los juegos de esta escena, derivaran en un inocencia progresivamente quebrada por las convicciones que fundamentan a una familia anclada en los vestigios generacionales de la sociedad turca. Este punto de partida, está inspirado en un suceso real que ocurrió en la vida de la directora, quien ha pretendido con esta narración otorgar a sus personajes un coraje que nunca tuvo.

Deniz Gamze Ergüven debutó como directora con Mustang. De origen turco, mudó a Francia en los años 80. Los diversos premios y nominaciones de la película, avalan una enorme acogida de este film, para el que Ergüven contó con cinco jóvenes actrices, cuatro de las cuales debutaron en “Mustang”. Ellas permiten contar los cinco destinos posibles para una misma mujer y lo hacen con temperamentos muy diversos.






Quien busque una despiadada crítica al Islam puede sentirse contrariado. La película no ahonda en los fundamentos y avanza con una narración medida que lo que quiere es reflejar lo que se ve. La cámara viaja entre escenas poéticas, llenas de luz y de reflejos dorados en los cabellos de las niñas, hacia otras en la que nos permiten sentarnos en un sofá y asistir perplejos a acuerdos que nos hacen sentir incómodos entre vapores de té y olores dulces.

Mustang” es una constante lucha por el poder del No. Por la capacidad que todo individuo debe tener a poder decidir quien quiere ser, cómo quiere vivir y con quién. En esa lucha, lo socialmente establecido se empeñará en oprimir brutalmente ese derecho tratando, como en una de las escenas clave de la película, de silenciar el derecho a poder gritar.

Las cinco hermanas protagonistas enamorarán al espectador con su alegría, sus bromas, sus travesuras, a la par que con su valentía, su entrega, su rendición o su rebelión, incluso cuando el drama las azote con violencia y de manera imprevista.





Mustang” es, si cabe, la imagen de una opresión contra la mujer y de como ésta, como individuo, se somete o se defiende. Ésta opresión es una. Ni mejor ni peor que la opresión que otras sociedades, incluido la nuestra, ejerce contra la mujer, contra el niño o contra cualquier género o colectivo con el simple objetivo de atenazar su libertad. Cuenta la directora que cuando proyectaron la película por primera vez en Cannes, mujeres de países sin relación geográfica o cultural con Turquía le dijeron que así era la experiencia de las mujeres en Corea, en Israel y en muchos otros lugares. Y es que a veces, la propia mujer asume resignada la discriminación y el designio, por verse obligada a reproducir códigos patriarcales.



Mustang” presenta la opción a poder decir No, a no interrumpir el arco iris, que surgió de la tormenta, con más lluvia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario