16 may. 2017

LA PROFESORA DE HISTORIA (Marie-Castille Mention Schaar, 2014)



DIVENDRES 19 DE MAIG A LES 20:30 A LA VIOLETA

LA PROFESORA DE HISTORIA

Títol Original: Les Héritiers
Direcció: Marie- Castille Mention Schaar
Guió: Ahmed Dramé i Marie-Castille Mention-Schaar
País: França, 2014
Interpretació: Ariane Ascaride, Ahmed Dramé, Geneviève Mnich, Xavier Maly...
Durada: 100 min.
Versió: Original Subtitulada
Gènere: Drama, adolescencia, ensenyament.
Qualificació: No recomanada a menors de 7 anys.
Sinopsi: Anne Gueguen és una profesora d'historia d'institut que a més es preocupa pels problemes dels seus alumnes. Aquest any, com sempre, Anne té un grup difícil. Frustrada pel seu materialisme i falta d'ambició dels seus alumnes, Anne els desafia a participar en un concurs nacional amb una temàtica determinada: els nens i els adolescents en un camp de concentració nazi. Anne fa servir la seva energia per motivar-los en un projecte que podria canviar les seves vides.

Premis:

2014: Premis Cèsar: Nominat a Millor Actor revelació (Ahmed Dramé).


Comentaris professionals: 

"Una película necesaria, presidida por la calmosa autoridad moral de la estupenda Ascaride. Y sí, está bien para poner en colegios. Puntuación *** (sobre 5).
Antonio Weinrichter
Diario ABC

"Su directora realiza la proeza de recrear la evolución de unos adolescentes que descubren el exterminio judío. Sin demagogia ni farragosos discursos. Puntuación: ***** (sobre 5).
Lluís Bonet Mojica
La Vanguardia

Pasado presente
Crítica de Àngel Andreu

Cada vez que se anuncia una película basada en el ámbito escolar, críticos y espectadores nos tememos lo peor, pues existe una probabilidad elevada de que el film caiga en los típicos tópicos, en la caricatura e incluso en la simpleza. Se trata de un género muy explotado, conocido por todo el mundo y usado en todos los colegios e institutos en algún momento dado con mayor o menor fortuna. El cine francés conoce perfectamente el tema esencial de la educación, esa etapa de formación de individuos, de personas con personalidad. Pero ¡ay! será que no nos han explicado veces la historia de un colegio situado en la periferia de una gran ciudad, donde asiste un grupo multicultural con los conflictos característicos de la edad y los diferentes choques culturales, con una profesora o profesor que ve potencial en ellos cuando ni ellos mismos son capaces de encontrar su camino, nadando a contracorriente contra lo que se esperaba de ellos y, finalmente, alzándose con la victoria, no material, sino personal. Estas historias nos suenan, pero lo que no tenemos tan en cuenta es que la realidad siempre supera a la ficción. Para mal, pero también para bien, y esta película es un claro ejemplo de ello.

Basada en un hecho real -el vivido por el coguionista de este film, un joven de 24 años que, además, también es uno de los protagonistas de esta cinta- nos cuenta una historia positiva y esperanzadora sobre un grupo de adolescentes aparentemente diferentes que tendrá que trabajar codo con codo al mismo tiempo que descubren el episodio más oscuro de la humanidad: el nazismo y los desastres de la Segunda Guerra Mundial. Si se tradujese el título original en francés, la película se llamaría "Los Herederos" un título mucho más acertado que el que le corresponde en la traducción española, pese a la fuerza y protagonismo de la profesora de dicha materia. En realidad, los protagonistas de esta historia son los herederos, es decir, alumnos y espectadores: los primeros son las nuevas generaciones, que parecen haber olvidado de dónde vienen, y los segundos, los que tenemos la responsabilidad de asumir nuestra historia común, pasada y presente. Y no olvidarla. La historia no se aprende, se comprende, pronuncian reiteradamente a lo largo del metraje. 


Película con valores, que cree en el poder de la educación y la recuperación de la Memoria Histórica como bases para un progreso, a favor de la multiculturalidad y de la humanidad para vencer los terrores pasados y actuales, nos recuerda que detrás de cada ideología, de cada creencia, gesto y actitud, todos somos personas. Es ahí donde la película demuestra profundidad y calidad, cuando mira atrás para establecer un presente. Pero también cuando mira al presente para intentar dibujar un futuro, pues también existe en este trabajo un discurso muy necesario y combatiente respecto al nuevo fascismo y al odio latente que habita hoy en el mundo moderno.

Con una cámara cercana al documental, la directora rueda con pasión la naturalidad de sus alumnos, jóvenes que parecen interpretarse a sí mismos con una naturalidad asombrosa y contagiosa. Entre toda la clase, se eleva la figura de la profesora, una Ariane Ascaride luchadora y amable, de mirada cariñosa y de gesto fuerte y decidido, derrochante de autenticidad que nos permite conectar con ambas generaciones. Si al inicio de la película nos habíamos acercado temblorosos, salimos más grandes, pues hemos asistido a una clase magistral planteada en términos realistas, donde se nos han suscitado muchas preguntas y nos han recordado -como deberían y deberíamos hacer siempre- que las diferencias no deberían debilitarnos, sino hacernos más fuertes. Que luchando contra la indiferencia, el odio, la incultura y el miedo, podemos hacer de este mundo un lugar mejor. Y todo esto, además, ofreciéndonos momentos sobrecogedores y apabullantes como la presencia de uno de los supervivientes del holocausto explicando el horror que tuvo que vivir cuando tenía solo la edad de un estudiante de instituto. Cine para crecer y sentirse orgulloso. Para educar, comprender y jamás olvidar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario